No queremos poner límites a la discapacidad, sino ofrecer oportunidades».

 No queremos poner límites a la discapacidad, sino ofrecer oportunidades».

Eugenio Cabezas

Gloria Matutano nació en Madrid hace 75 años. A principios de los noventa trabajó en el colegio público San Miguel de Nerja como profesora de Pedagogía Terapéutica, lo que entonces se conocía como Educación Especial. Sólo estuvo dos años, pero dejó una huella imborrable en un grupo de familias locales con hijos discapacitados, a las que ayudó a crear la asociación Taller de la Amistad en 1996. Es la fundadora de la asociación y fue presidenta durante seis años. En octubre fue reelegida para este cargo en una asamblea de socios.

-¿Cómo nació la asociación?

-Pasé la mayor parte de mi vida trabajando en Madrid. hasta que en 1991 vine a Nerja. Mi hijo tiene una discapacidad, él fue la persona que me animó a montar un club, un taller para estos niños que estaban en el colegio en ese momento. Luego pasé tres años viviendo en Inglaterra y fue al volver cuando fundamos la asociación.

-¿Por qué ha vuelto al cargo?

-Para mí es como volver a casa, siempre me he mantenido involucrado. Todos los niños siempre me abrazan cuando me ven. El centro ha ido creciendo poco a poco. Es algo maravilloso. Quiero dar las gracias a la anterior junta directiva porque las cuentas son muy buenas y agradecerles su trabajo. Queríamos restablecer el espíritu del Taller de la Amistad. No queríamos peleas ni disputas, queríamos que todo el mundo estuviera contento y satisfecho. Lo que más nos importa es el presente y el futuro de estos chicos. Cada vez que tomamos una decisión, lo que importa es la calidad de vida de las personas con discapacidad.

-¿Cuáles son los objetivos?

-La idea es volver al espíritu que tenía la asociación, de compañerismo, amistad, que todos trabajen contentos, tanto los usuarios como los trabajadores, y que nadie esté por encima de nadie. El director está en todas partes y cuando vengo aquí soy uno más. No queremos que la gente se sienta agobiada o inspeccionada.

-¿Qué servicios ofrecen y cuántas personas los utilizan?

-Tenemos 129 socios, 70 voluntarios y 320 personas que utilizan nuestros servicios, de los cuales 37 están en el centro de día y 25 en el centro especial de empleo, aunque en temporada alta esta cifra aumenta. Luego está la atención temprana, que cuenta con 120 niños de cero a seis años; la atención infanto-juvenil, que cuenta con 66 y la inserción sociolaboral, que cuenta con 28, diez de los cuales son del centro de día. También tenemos proyectos como la experiencia laboral y la formación. En total, tenemos 50 trabajadores.

-El mundo de la discapacidad es muy diverso, ¿a qué retos se enfrentan?

-La inclusión social y laboral. Tenemos diferentes direcciones que podemos tomar y rutas terapéuticas, dependiendo de la situación. No es lo mismo una unidad de día que una persona que requiere apoyo para el trabajo externo. Desde el principio no quisimos poner límites sino ofrecer posibilidades. Esa ha sido siempre la idea del Taller de la Amistad, para el que copiamos ideas de proyectos llevados a cabo en Alemania. Una vivienda protegida y una residencia moderna son nuestros retos ahora.

-Es para las familias, ya que los padres están envejeciendo?

-Así es. Queremos construir una residencia moderna. El ayuntamiento aún no nos ha cedido un terreno. Vamos a hacerla abierta, con viviendas tuteladas para que cada uno tenga su propio apoyo, en diferentes niveles. Otra cosa es tener una zona para personas con problemas más agudos. En principio tendría 60 plazas. La lavandería que tenemos como centro especial de empleo también iría allí. No tenemos presupuesto ni calendario. El arquitecto Francisco Sánchez sigue ayudándonos de forma altruista.

-¿En qué campos trabajan los usuarios adultos?

-Lavandería, jardinería, limpieza y control de aparcamiento. Los servicios son rentables, tanto económica como socialmente. Tenemos personas del centro ocupacional que van a hacer prácticas en el centro especial de empleo. Lo importante es la actitud de los padres y de los usuarios. Lo mismo ocurre con la residencia.

-¿Cómo es el apoyo de las administraciones públicas?

-El Ayuntamiento está muy comprometido y nos va a ceder el terreno para la residencia, además de seguir apoyándonos económicamente. Luego, el número de plazas asignadas aumentará un 2,6% en 2022, pero estas cifras son insuficientes, porque las familias y las asociaciones tienen que asumir cada vez más gastos. El 70% de nuestra financiación procede de subvenciones públicas. De momento se están cumpliendo, pero nos pagan con retraso, por lo que tenemos que adelantarlas hasta un año y medio. Sin embargo, las cuentas están saneadas, el anterior consejo de administración ha hecho un gran trabajo en este sentido. Tenemos un gran equipo, somos muy afortunados. Cuando empecé era muy difícil animar a los padres. Los trabajadores que tenemos son grandes profesionales, son los que hacen que todo salga bien.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *