A un niño de dos años nacido sólo con testículos se le reconstruirá el pene

 A un niño de dos años nacido sólo con testículos se le reconstruirá el pene

Un niño valenciano de dos años, que nació con testículos pero sin pene, será sometido el miércoles a una compleja operación urológica para intentar reconstruir sus genitales. Esto le permitiría orinar con normalidad.

La operación correrá a cargo del jefe de urología pediátrica del Miami Children’s Hospital, Rafael Gosálbez, en la Clínica Santa Elena, en Torremolinos.

El pequeño padece una afalia congénita, que es una anomalía extremadamente rara con alteraciones del tubérculo genital y que también está relacionada con deformidades genitourinarias y sistémicas.

Esta malformación existe en uno de cada 30 millones de recién nacidos, y sólo se han registrado oficialmente 100 casos.

El doctor Gosálbez explicó a SUR sobre la operación. «Consiste en crear una estructura fálica que permitirá al joven, de forma transitoria desde la infancia hasta la postadolescencia, orinar desde la base de esta estructura», dijo. Con esta operación se acometerá la primera fase de la reconstrucción del pene, a la que seguirá otra intervención el próximo año.

El médico también añadió que a los niños que sufren de afalia se les abre la uretra hasta el recto y hay que extenderla hasta la estructura fálica, que se construirá en la mesa de operaciones. Esto permite, desde el punto de vista estético, que los niños tengan un aspecto más normal.

La operación se realiza dentro del 18º Curso Práctico Internacional de Uretra e Hipospadias Genitales, que el doctor Gosálbez dirige en la Clínica Santa Elena, en Torremolinos.

Gosálbez, de origen barcelonés, estudió en Miami y desde 2006 acude cada año a Málaga para participar en este curso, debido a su amistad con el fallecido Carlos Miguélez, compañero urólogo pediátrico. En este curso, que se desarrolla desde el lunes hasta el viernes, se operarán 11 pacientes, ninguno de Málaga.

No es un problema genético

La afalia congénita no es algo muy frecuente, pero sí se da en todos los continentes, dijo el médico. Insistió en que sólo uno de cada 30 millones la padece y es una anomalía producida por la falta de desarrollo del tubérculo genital. No está relacionado con ningún defecto genético, ni con ningún problema hormonal.

La operación que se realiza a los pacientes tiene un doble objetivo: prevenir cualquier infección y permitir una micción normal, además de evitar a los jóvenes el trauma psicológico de crecer sin pene.

Sin embargo, la intervención no significa que los pacientes vayan a tener erecciones que les permitan mantener relaciones sexuales en el futuro.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *