Guerra Civil Española en Málaga. Se negocia la rendición. Fracasa el alzamiento

 Guerra Civil Española en Málaga. Se negocia la rendición. Fracasa el alzamiento

En el Gobierno Civil, el capitán Molino es dueño de la situación y mantiene inflexible su postura de resistir a ultranza, frente a las proposiciones del capitán Navarro de entregarse. El general Patxot había pedido la rendición telefónicamente al gobernador ci vil, señor Fernández Vega, de Izquierda Republicana, contestándosele negativamente. Se decide entonces parlamentar, para lo que sale el teniente Mora del Gobierno Civil, a fin de conocer las propuestas de Huelin. Este manifiesta que hablará directamente con el gobernador civil. Se dirige hacia la Aduana, y una vez allí exige en nombre del Ejército la rendición del edificio y concede un plazo de diez minutos antes de proceder al bombardeo.

Pasado el tiempo señalado, Huelin vuelve a la Aduana a obtener respuesta. Se le contesta que la autoridad recae en el Gobierno del que el señor Fernández Vega es su legítimo representante y que en ab soluto se rendirán.

Todo está decidido: Huelin se dispone al bombardeo, pero el teniente Nespral, que mandaba aquella sección, le exige la orden de fuego por escrito (parece que ésta era la actitud del general de la plaza). Huelin manda a buscar dicha orden.

La Guardia Civil, en momentos decisivos, se retira hacia sus cuarteles. El coronel Gómez Carrión envió un radio a su inspector general, general Pozas, afecto al Gobierno, en el que le comunicaba que la Guardia Civil de Málaga se sumaba al alzamiento militar. Po zas contesta inmediatamente destituyéndolo de su puesto, por lo que se hace con el mando el teniente coronel Aquilino Porras, que no acepta el compro miso de su coronel.

Ya no queda más solución que la llegada de las tropas de Melilla. Se comienza a rumorear que estaban cerca (su llegada habría de ser a las primeras horas de la tarde) y que se dirigían a Málaga, ¡pero sublevadas!, y con los oficiales detenidos, dispuestas a bombardear Málaga si estaba en poder de los mili tares. La última oportunidad está perdida. Huelin no recibirá la orden de bombardeo.

Avanzada la madrugada, entre las cuatro y media y las cinco, comienzan a retirarse las tropas por orden del general Patxot; una parte de soldados, se dirige con bandera blanca al Gobierno Civil, donde son aclamados; otros, emprenden camino del Cuartel de Capuchinos. El alzamiento ha fracasado en Málaga.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas