Las donaciones de pelo hacen sonreír a los pacientes de quimioterapia

 Las donaciones de pelo hacen sonreír a los pacientes de quimioterapia

Están unidos en un camino que se hace mucho más fácil y ligero si se cuenta con el apoyo necesario. Y en el camino se van sumando muchas más personas solidarias, para impulsar una causa que también hacen suya. Me refiero a las mujeres de la Asociación Esperanza en la Axarquía, y al apoyo que reciben de la ciudadanía, de forma continuada, porque esta red de solidaridad es cada vez más fuerte y resistente, llegando más lejos que nunca.

Ahora han unido fuerzas con ATIS, una asociación de trabajadores de integración social que gestiona un comedor y un banco de alimentos, para una campaña destinada a garantizar que ninguna mujer con cualquier tipo de cáncer se sienta despojada o sola, especialmente cuando ha perdido el pelo por la quimioterapia y ya no se siente ella misma.

La campaña se llama ‘Trenzando Solidaridad’ y hacen un llamamiento a los hombres y mujeres de toda la provincia de Málaga que se corten el pelo en los próximos meses para que lo donen a la causa.

Donación de cabello

Marisa Gámez, la portavoz de la asociación Esperanza, dijo que ya han empezado a llegar algunas donaciones que se están enviando, con mucho cuidado, a la Asociación Española Contra el Cáncer AECC, que las convertirá en pelucas para muchas de estas mujeres.

La colaboración con ATIS, además de concienciar a la población en general de una situación que afecta a muchas mujeres de la Axarquía, también está ayudando a difundir más el mensaje y a animar a más personas a donar su pelo cuando se lo cortan. Sin embargo, hay que tener en cuenta una cosa: el pelo debe tener al menos 25 centímetros de largo para poder incorporarlo a una peluca.

Para animar a la gente a participar, ATIS también inscribirá a quienes donen su pelo en un sorteo, con premios de 300 euros en material escolar, equipos informáticos y libros.

También ofrecen ayuda a las personas que no viven cerca de Vélez-Málaga, organizando el transporte del cabello sin coste adicional para el donante. Se puede contactar con ellos a través de sus cuentas en las redes sociales o enviando un correo electrónico a comedorsolidario2013@gmail.com.

Marisa Gámez, que también tuvo cáncer hace unos años, dice que solía llevar una peluca para que la gente no se diera cuenta de que había perdido el pelo porque, como ella dice, llevar un pañuelo es como ponerse una etiqueta.

«Con una peluca, al menos te sientes un poco más como tú misma, porque cuando tienes quimioterapia pierdes muchas cosas como persona y el pelo lo disimula», dice.

‘Coser sonrisas’

Mientras tanto, en Málaga capital, desde hace ocho años, Mechones Solidarios también confecciona pelucas para mujeres que han perdido el pelo por quimioterapia, alopecia u otras causas.

Estela Guerisoli, que está detrás del proyecto, empezó sola, embarcándose en una tarea ardua y complicada que requirió mucha persistencia. Ahora, cuenta con cinco mujeres más que le ayudan a coser 20 pelucas al mes, utilizando pelo natural que ha sido donado.

Su método es bastante inusual: el equipo de Mechones Solidarios, a través de una trabajadora social, evalúa las solicitudes de mujeres y hombres que quieren una peluca, en función de sus ingresos. Estela explica que, aunque el pelo es donado, fabricar una peluca cuesta unos 400 euros, por lo que es imposible regalarlas todas. Envían las pelucas a toda España y muchas tienen algún coste asociado, aunque en muchos casos es muy bajo o puede que no haya ninguno. Así es como pueden continuar.

Patrocinar una peluca

Ahora, con la llegada de la pandemia, Estela y las demás mujeres se han visto en una situación difícil porque no reciben ninguna ayuda económica de las autoridades; antes podían seguir haciendo las pelucas gracias a los eventos de recaudación de fondos y a las donaciones de las personas que apoyaban su labor, pero hoy en día han tenido que idear otra forma de no tener que cerrar y apagar las sonrisas de las mujeres que necesitan su ayuda.

La solución que se les ha ocurrido para poder seguir atendiendo algunos de los pedidos que reciben cada mes es que la gente apadrine las pelucas. Cualquier persona que esté interesada en colaborar con la causa puede donar cualquier cantidad de dinero para una peluca o un proyecto, para que se pueda completar y el nuevo propietario pueda recibirlo lo antes posible.

«Las personas que tienen muy poco dinero tienen prioridad, porque no pueden permitirse comprar una. Es muy raro que cobremos todo el coste de la peluca, pero es la única manera de poder seguir haciendo más. Es un trabajo muy minucioso y detallado, y puede ser muy monótono, así que tiene que gustarte hacerlo», dice Estela, mostrando una de sus pelucas recién creadas. El trabajo es absolutamente meticuloso, rellenando cada uno de los agujeros y asegurándose de que el resultado final parezca lo más real posible.

A la espera de que la situación mejore y pueda volver a sus eventos y actividades habituales de recaudación de fondos, Mechones Solidarios invita a todo aquel que quiera colaborar con la causa a visitar sus redes sociales y su página web (mechonessolidarios.com), donde encontrarán información sobre los diferentes tipos de donaciones y campañas. Quienes lo hagan también podrán ver quién recibirá la peluca, y a quién le cambiará la vida a mejor gracias a un simple gesto.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *