La propia Estatua de la Libertad de Andalucía

 La propia Estatua de la Libertad de Andalucía

La Fiesta Nacional de España conmemora el descubrimiento de América por Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492. La expedición partió de Huelva, por lo que no es de extrañar que esta ciudad de la provincia más occidental de Andalucía cuente también con el más impresionante monumento a Colón y su descubrimiento.

Coloso de estilo cubista

Llamado oficialmente Monumento a la Fe Descubridora, el coloso de estilo cubista de 37 metros de altura fue financiado en los años 20 mediante una suscripción popular en Estados Unidos, canalizada por el Columbus Memorial Fund Inc. La escultora también era estadounidense: Gertrude Vanderbilt Whitney. Nació en el seno de la acaudalada familia Vanderbilt y se casó en 1875 con Harry Payne Whitney, miembro de otra prominente familia.

Parece que Europa moldeó las aspiraciones de la joven de convertirse en escultora. Durante una visita a Francia a principios del siglo XX, Gertrude descubrió el floreciente mundo del arte en Montmartre y Montparnasse, lo que la animó a perseguir su creatividad y a dedicarse a la escultura.

Su primer encargo público fue Aspiración, un desnudo masculino de tamaño natural realizado en yeso, que apareció en la Exposición Panamericana de Búfalo, en 1901. Gertrude fundó el Museo Whitney de Arte Americano de Nueva York hace 90 años, pero fue antes cuando consiguió visitar Andalucía y crear una de sus mayores obras.

Primera visita de Gertrude a Huelva

Gertrude Vanderbilt Whitney visitó Huelva por primera vez el 17 de marzo de 1927. Se cree que cuando la Sra. Whitney llegó a la ciudad decidió inmediatamente dónde debía erigirse el Monumento. En un principio, las autoridades locales sólo ofrecieron dos ubicaciones (Palos de la Frontera y La Rábida) para la instalación, pero finalmente se eligió la Punta del Sebo en Huelva capital. En aquella época era una playa poco atractiva rodeada de edificios industriales y barcos atracados.

Su estancia en Huelva fue cubierta por el periódico local La Provincia que publicó elocuentes titulares – ‘Un escultor y arquitecto yanqui en Huelva’ y ‘Visita a la Punta del Cebo (lugar de la futura construcción)’. Los periodistas también destacaron algunos detalles -‘El autor del proyecto dice que el monumento será el segundo más importante del mundo’ o ‘El monumento se construirá en España, con materiales de este país’.

Parece que la Sra. Whitney era muy reservada con la prensa local. Por ejemplo, evitó hablar de su obra en términos de mérito artístico. Se limitó a asegurar a los periodistas que había querido simbolizar la importancia del navegante y su empresa. Al día siguiente, el periódico anunció sarcásticamente que, sin duda, Colón sería realmente honrado.

Sin embargo, la escultura terminada de un hombre apoyado en una cruz de Tau parece bastante notable. A veces se dice que representa a un fraile del vecino convento franciscano de La Rábida, aunque en un principio Gertrudis describió al personaje de piedra como el propio Cristóbal Colón. En cualquier caso, el monumento de Huelva es más conocido como ‘El monumento a… Colón».

Honrado

Cuando Gertrude Vanderbilt Whitney vino de nuevo a Huelva, a finales de marzo de 1929, se sorprendió y se alegró porque las obras estaban casi terminadas. Al parecer, el 30 de marzo se colocó la cabeza de Colón sobre los enormes hombros, y la ciudad comenzó a prepararse para la inauguración.

El 21 de abril asistieron a la ceremonia el presidente del Gobierno español, Miguel Primo de Rivera, y el embajador estadounidense Ogden Haggerty Hammond. En los discursos, el Monumento a la Fe Descubridora fue incluso comparado con la Estatua de la Libertad de Estados Unidos. Ese mismo día, la escultora estadounidense fue nombrada hija adoptiva de Huelva. Más tarde, una avenida del barrio del Matadero fue bautizada en su honor.

El 24 de junio de 1930, Gertrude Vanderbilt Whitney fue condecorada con la Gran Cruz de la Orden del Rey Alfonso XII en reconocimiento a su labor artística. La Real Sociedad Colombina también la recordó en 1989 con un acto académico en el 60 aniversario del monumento.

La señora Whitney nunca volvió a Andalucía y se marchó sin mirar atrás, pero también dejó el impresionante coloso, enmarcado por dos ríos, el Odiel y el Tinto, y que sigue siendo un recuerdo permanente de la fe de Colón en los descubrimientos.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *