Cristina Aguilera: 20 años vendiendo dulces navideños

 Cristina Aguilera: 20 años vendiendo dulces navideños

Cristina Aguilera lleva media vida suministrando los tradicionales mantecados españoles y otros productos navideños artesanales a los golosos malagueños. Criada entre polvorones y hojaldrinas, esta empresaria antequerana es una de las principales responsables de que Málaga pueda disfrutar de los típicos manjares artesanales cada Navidad. Cada año, desde hace veinte, vende los pastelitos que se elaboran a diario en la panadería Los Antiguos de Antequera en tiendas pop-up que abre cada temporada navideña.

Para ella, la Navidad comenzó a mediados de octubre, momento en el que abrió las ocho tiendas que, bajo la marca Delicias del Horno, venderán los productos más típicos de las fiestas hasta finales de diciembre. Además de la tienda situada en la calle Mármoles, tienen otros locales en Huelin, Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz (en la ciudad), Torremolinos y en la propia Antequera.

Cristina lleva en sus venas harina, manteca y sésamo. Firmó su primer contrato laboral a los 14 años, aunque casi todos sus recuerdos están ligados a la fábrica donde trabajaba su padre. Hace dos décadas, la empresaria decidió embarcarse en una nueva aventura y abrir las primeras tiendas en Málaga.

Junto con sus hermanas Virginia y Laura, decidió probar suerte en Málaga capital, ya que los productos eran muy populares entre los clientes que venían de allí. Al principio empezaron con tres tiendas, pero año tras año fueron creciendo hasta las ocho actuales. «Lo más difícil fue llevar las tiendas, ya que estábamos acostumbradas a trabajar, no a gestionar», confiesa.

La rutina de Cristina no ha cambiado en los últimos años: se levanta a las seis de la mañana para ir a la fábrica donde hacen los productos frescos a diario. Los carga en su coche y los lleva a la tienda, que abre a las 10 de la mañana. Por la tarde, mientras un empleado gestiona la tienda, ella vuelve a la fábrica para trabajar.

La misma época del año pasado

Espera que este año sea al menos tan bueno como el anterior. A pesar de la pandemia, sabe que a los malagueños les gusta comprar los productos típicos, sobre todo en las tiendas de la ciudad. Este año, al no haber restricciones de movilidad, espera que se recuperen las ventas, que en 2020 se estancaron por los cierres.

Aunque el trabajo se basa en la repostería tradicional, Cristina suele introducir cada año alguna novedad. Este año, 2021, han empezado a ofrecer cortadillos de yema y boniato y hojaldres elaborados con zumo de naranja natural. Entre los productos más vendidos cada año están los alfajores de almendra, el mazapán y los pasteles hechos con yema de huevo.

La empresaria confiesa que lo más probable es que las compras más grandes comiencen en noviembre, aunque de momento no pueden quejarse de las ventas que tienen. «Por ahora la gente compra para merendar; los kilos de pasteles se comprarán cuando se acerquen las fiestas navideñas», augura.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *