La Palma se ve sacudida por el terremoto más fuerte desde que el volcán Cumbre Vieja entró en erupción

 La Palma se ve sacudida por el terremoto más fuerte desde que el volcán Cumbre Vieja entró en erupción

La nube de ceniza que escupía el volcán de La Palma el jueves 7 de octubre era tan abundante que el aeropuerto de la isla tuvo que cerrar. Incluso el aeropuerto de Tenerife Norte, en las Islas Canarias españolas, se vio afectado por la lluvia, y algunos servicios sufrieron retrasos, mientras que otros vuelos tuvieron que desviarse a Tenerife Sur.

Las partículas de ceniza en suspensión, capaces de provocar graves daños en los motores, dejaron el aeropuerto de La Palma «inoperativo» durante un tiempo, según el operador aeroportuario Aena. Las dos compañías que operan los vuelos, Binter y Canaryfly, cancelaron sus servicios programados.

Después de que el día anterior la actividad volcánica pareciera entrar en una fase de estabilidad, el jueves se acabó la calma al aparecer una nueva colada de lava a unos 600 metros al sur de la ‘lengua’ principal y que se acercó al océano en una zona conocida como playa del Volcán, llamada así porque esta zona se vio afectada por la erupción de San Juan en 1949, entre la playa de Los Guirres y El Charcón. Esto obligó a evacuar a la población en general, y también a los científicos y trabajadores de los servicios de emergencia de la zona de La Bombilla.

La calidad del aire empeora

Además, se informa de que la calidad del aire en La Palma está empeorando y los movimientos sísmicos están lejos de remitir. Un terremoto, de magnitud 4,3, se ha sentido a las 12.17 horas en la localidad de Mazo, a una profundidad de 35 kilómetros, según la directora del Instituto Geográfico Nacional en Canarias, María José Blanco.

El terremoto se sintió en Tijarafe, El Paso, Breña Alta, Los Llanos, Puntagorda, Fuencaliente, Garafía, Santa Cruz de La Palma, Breña Baja, Tazacorte y San Andrés y Sauces. Es el terremoto más intenso desde que el volcán Cumbre Vieja entró en erupción. Pero el hecho de que se haya producido tan por debajo de la superficie terrestre tranquiliza a los vulcanólogos y a los expertos del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), que aseguran que el temblor no significa necesariamente que se vaya a abrir un nuevo cráter.

Virulencia del volcán

Un olor a azufre sofocaba el aire en el valle de Aridane el jueves. Aparte del malestar, el gas es un buen indicador de la virulencia del volcán. La calidad del aire, que antes se calificaba de «buena», bajó y se califica de «regular». En las estaciones de medición se registraron hasta 667 microgramos de dióxido de azufre por metro cúbico, superando el umbral de alerta fijado en 500 microgramos. Sin embargo, se trata de una toxicidad tolerable para el conjunto de la población, salvo para las personas con deficiencias del sistema inmunitario.

La superficie ocupada por la lava asciende ahora a 431,2 hectáreas, unas 9,27 hectáreas más que el día anterior. Además de las viviendas y los cultivos, la lava ha arrasado 26,47 kilómetros de carreteras. En una escala de ocho, el nivel de explosividad del volcán se mantiene en dos, mientras que tres focos de emisión permanecen activos en el cráter y uno en el lado norte del cono principal.

Plan de recuperación del turismo

La ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto, dijo que el Gobierno central está trabajando en un plan de recuperación turística para la isla, pero no ofreció más detalles.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *