Por qué Córdoba debe estar en lo alto de su lista de viajes a España

 Por qué Córdoba debe estar en lo alto de su lista de viajes a España

A ESPAÑA no le faltan hermosas ciudades que rezuman historia entre las grietas de sus antiguos edificios emblemáticos, como la Alhambra de Granada y el Alcázar de Sevilla.

Pero hay una que está por encima del resto, según una encuesta publicada por la biblia mundial de los viajes Lonely Planet este año: la de Córdoba, un verdadero crisol de lo antiguo, lo moderno y todo lo demás.

Cuna del célebre dramaturgo romano Séneca y del filósofo judío Maimónides, por citar a dos grandes pensadores, el lugar es un auténtico laberinto de lugares históricos.

Ahora es el momento perfecto para visitar las numerosas atracciones de Córdoba sin las multitudes ni el bullicio, recorriendo la ciudad a su propio ritmo.

Dsc 1261

Quería explorar la ciudad sin ir a «los tres grandes» -la Mezquita, el alcázar y la medina- ya que tengo una pretenciosa pasión por tomar el camino menos transitado. Siga su olfato y pasee sin rumbo por los alrededores. No se sentirá decepcionado.

Córdoba me entretuvo desde el primer momento al toparme con la Iglesia de San Francisco, construida por Fernando III en el siglo XIII, con su plaza adyacente de pórticos rojos y blancos.

Patio de la Iglesia de San Francisco

En dirección al oeste, me abrí paso a través de sinuosas calles de piedra y me topé con la Calleja de los Flores, un pintoresco callejón bordeado de macetas.

Una calle en Córdoba

Desde aquí sólo hay que dar un suave paseo hasta la Casa Árabe, también conocida como Casa Mudéjar, un centro de arte y cultura que alberga exposiciones fotográficas de calidad sobre temas especializados, como la impresionante ciudad azul de Marruecos, Chefchaouen.

Salmorejo

Después de un delicioso almuerzo de tortilla y salmorejo, el famoso puré de tomate cordobés cubierto de mermelada de serrano (o en el caso de un vegetariano, de huevo cortado en cubitos), serpenteé a lo largo de la ribera del río y sobre el maravilloso Puente Romano, un puente de piedra de 250 metros que data al menos del siglo II de nuestra era.

Dsc 1076

Fundada hacia el año 152 a.C. por los romanos, Corduba, como se llamaba entonces, fue la capital de la Hispania Ulterior y floreció económicamente en virtud de su preciado aceite de oliva.

Se convirtió en colonia romana entre el 46 y el 45 a.C., pero después de que la ciudad apostara por su dinero y sus tropas en la guerra civil entre Pompeyo y César, éste la saqueó y masacró a unas 30.000 personas.

Columnas romanas en el centro

Estos acontecimientos sísmicos inspirarían a Lucano, nacido en Córdoba sólo seis años antes, a componer uno de los poemas más extraordinarios de la lengua latina: la Farsalia, una epopeya subversiva y sangrienta sobre la mencionada guerra civil cuya calidad los estudiosos aún debaten con vehemencia.

A continuación, el Museo Julio Romero de Torres, donde fui el único visitante.

Escondido en la Plaza del Potro, este acogedor y elegante museo dedicado al pintor local del mismo nombre fue la joya inesperada de mi viaje.

Captura de pantalla 301

Romero, nacido en 1874, estaba poseído por el fervor del flamenco, que a menudo personificaba como una dama desnuda o escasamente vestida, como en La musa gitana.

Como ocurre en tantas obras de arte producidas por hombres, muchas de las mujeres con pechos de Romero se desprendían convenientemente de sus prendas en uno u otro lugar, lo que llevó a las feministas a denostarlo; no obstante, su llamativo estilo, que fusionaba toda una gama de motivos -clásicos, manieristas, cristianos, andaluces-, me impresionó más que las obras de arte del museo de Bellas Artes de enfrente y permaneció en mí mucho tiempo después de que me marchara.

Estatuas en el Museo de Bellas Artes

Mi última parada del día fue el Palacio de Viana. Esta suntuosa mansión, que data de 1492, presenta una inusual mezcla de estilos arquitectónicos romano y árabe y cuenta con 12 hermosos patios a la usanza cordobesa, además de suntuosos salones que evocan el estilo de vida de los distintos nobles que tuvieron la suerte de llamar a este lugar su hogar.

Patio de recepción

Las flores y las frutas perfuman el aire y casi todos los patios rebosan de color. Mis favoritos fueron el patio de la recepción, con sus galerías porticadas sostenidas por majestuosas columnas toscanas, y el sereno Patio de los naranjas, cuya fuente goteante y la espectacular glicina púrpura le confieren un ambiente relajante y sereno.

Patio de las Naranjas

Fue un magnífico final para un excelente día por Córdoba que reafirmó una antigua verdad de los viajes: aunque una ciudad sea más conocida por un solo edificio, si se rasca debajo de la superficie, seguro que el lugar tiene mucho más que ofrecer.

Inmaculada Montes

https://malaga1937.es/

Enamorada de Málaga. Periodista por la Universidad de Málaga. Redactora digital para diferentes medios y revistas. Me encanta el arte, la cultura y el cine. Escribo sobre actualidad y noticias de último hora. Te mantenemos al día.

Noticias relacionadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *