Símbolos malagueños.

La historia de cada región, sus símbolos, constituyen, sin dudas, la representación de cada lugar. Málaga, como cualquier otra ciudad posee símbolos que la caracterizan y hace única.

Muchos de estos símbolos surgen a partir de historias que se van contando en las calles, o transmitidas de generación en generación.

El biznaguero es un personaje popular malagueño que solía vender en las noches de verano una flor típica de Málaga la biznaga, un ramillete particular de jazmines, donde gracias a la herencia de los árabes y al clima templado abundan en la región. Tan popular es esta imagen en las calles de Málaga, que el escultor malagueño Jaime Pimentel dedicó una escultura a este personaje, que estuvo situada durante muchos años en la Plaza de la Marina y posteriormente en el Paseo del Parque. Tras la última remodelación del Paseo del Parque, fue trasladada a los jardines de Pedro Luis Alonso junto al Ayuntamiento, donde se encuentra actualmente.

IM000604_400

Estatuas se ven por toda la ciudad, Burrito el Platero, estatua muy famosa de la ciudad colocada en un parque para niños, donde generalmente suelen jugar con ella.

Otro símbolo de nuestra ciudad es el Cenachero, que vendía pescado por las calles, llevándolo en sus cenachos, y pregonando su mercancía. Esta imagen que ya ha pasado a la historia, sigue viva en nuestro recuerdo y gracias a la escultura de Pimentel puede verse en La Plaza de la Marina. Hacía bailar los cestos (cenachos) que colgaban sujetos de los hombros o de los codos.

cenachero

También es símbolo de la ciudad el espeto de sardinas. Una forma muy especial de preparar las sardinas a la brasa, ensartadas en una media caña que las atraviesa.

Otro símbolo malagueño, la Fuente de las Tres Gracias, una fuente muy bonita que se encuentra en zona céntrica de Málaga formando parte de una rotonda a la que sólo se accede en coche
Anteriormente cuando había alguna celebración, todos los malagueños iban allí a lo, hoy en día la acordonan en los partidos de fútbol importantes.

El fiestero: hombre vestido con traje de flamenco. Es un homenaje al cante y baile autóctono de los montes de Málaga.