La pesca malagueña.

Málaga, fiel representante de la cultura pesquera española, catalogada por Vicente Aleixandre, Premio Nobel de Literatura como “Ciudad del Paraíso”, mezcla de historia milenaria y cultura moderna.

Una zona portuaria típica española, donde la pesca constituye una de las fuentes fundamentales de la economía de la región, contando con métodos de pesca únicos, además de fiestas relacionadas con la misma.

Málaga es una fuente importante del desarrollo de la acuicultura española, con el objetivo de incrementar la calidad de vida de las especies y conservación de las zonas pesqueras, debido a las grandes riquezas del Mar de Alborán que se extiende por todo el litoral mediterráneo andaluz.

Artes pesqueras notables mediante el arrastre, para la captura de especies que habitan generalmente en el fondo marino, especialmente gambas, cigalas, rapes, pulpo, jibia etc.

nyy

El Cerco, para la captura de peces que no viven en el fondo, tratando de rodearlos hasta encerrarlos, la especies que generalmente son capturadas por esta vía son el boquerón, la sardina, el jurel etc.

El Marisqueo, típica de la región, donde la captura de bivalvos y gasterópodos como la vieira, almeja blanca, concha fina, almeja chocha etc.

Como Artes menores, cuentan con la pesca artesanal, representando más del 40% de la pesca total malagueña, dentro de las que se encuentran el Arte de Enmalle, donde la captura del pargo, el mero, el besugo, la dorada, la herrera son los más comunes. El Arte de Anzuelo, para calamares, pulpos y merluza, delicias de la cocina andaluza. Mediante el Arte trampa se capturan variedades de crustáceos.

se

Aparejadas a la pesca la región cuenta con fiestas y eventos que se realizan cada año, la Noche de San Juan en el mes de junio; la Procesión Virgen del Carmen, en el mes de julio; el Festival Flamenco “Niño de las Moras”; Día del Pescaito, Día del Boquerón Victoriano, además de diversos concursos de pesca.

de

La región cuenta también con rutas pesqueras con el objetivo de introducir al turista en la cultura pesquera malagueña, a través de la puesta en valor del patrimonio cultural, ambiental de un sector con tanta tradición como el pesquero, que ha dado  a conocer a nivel internacional  a la  provincia de  Málaga gracias a sus ricos  pescados  y mariscos. Sin dudas una ciudad excitante.

Símbolos malagueños.

La historia de cada región, sus símbolos, constituyen, sin dudas, la representación de cada lugar. Málaga, como cualquier otra ciudad posee símbolos que la caracterizan y hace única.

Muchos de estos símbolos surgen a partir de historias que se van contando en las calles, o transmitidas de generación en generación.

El biznaguero es un personaje popular malagueño que solía vender en las noches de verano una flor típica de Málaga la biznaga, un ramillete particular de jazmines, donde gracias a la herencia de los árabes y al clima templado abundan en la región. Tan popular es esta imagen en las calles de Málaga, que el escultor malagueño Jaime Pimentel dedicó una escultura a este personaje, que estuvo situada durante muchos años en la Plaza de la Marina y posteriormente en el Paseo del Parque. Tras la última remodelación del Paseo del Parque, fue trasladada a los jardines de Pedro Luis Alonso junto al Ayuntamiento, donde se encuentra actualmente.

IM000604_400

Estatuas se ven por toda la ciudad, Burrito el Platero, estatua muy famosa de la ciudad colocada en un parque para niños, donde generalmente suelen jugar con ella.

Otro símbolo de nuestra ciudad es el Cenachero, que vendía pescado por las calles, llevándolo en sus cenachos, y pregonando su mercancía. Esta imagen que ya ha pasado a la historia, sigue viva en nuestro recuerdo y gracias a la escultura de Pimentel puede verse en La Plaza de la Marina. Hacía bailar los cestos (cenachos) que colgaban sujetos de los hombros o de los codos.

cenachero

También es símbolo de la ciudad el espeto de sardinas. Una forma muy especial de preparar las sardinas a la brasa, ensartadas en una media caña que las atraviesa.

Otro símbolo malagueño, la Fuente de las Tres Gracias, una fuente muy bonita que se encuentra en zona céntrica de Málaga formando parte de una rotonda a la que sólo se accede en coche
Anteriormente cuando había alguna celebración, todos los malagueños iban allí a lo, hoy en día la acordonan en los partidos de fútbol importantes.

El fiestero: hombre vestido con traje de flamenco. Es un homenaje al cante y baile autóctono de los montes de Málaga.

Málaga. Capital de la España Bizantina.

La conquista bizantina de España data de los años 552 y 615 d.C. La región ibérica se encontraba dividida por aquellos que apoyaban la cultura romana, conocida como la clase alta hispanorromana, que compartían su cultura con los bizantinos y aquellos que no estaban de acuerdo con ello.

Cuando ocurre la ocupación bizantina no quedaron ausentes las revueltas y enfrentamientos de esas villas que se encontraban de acuerdo con la inclusión de la cultura bizantina en la región, con aquellos que se oponían a ceder ante una nueva cultura, algunos de ellos alcanzado un grado de violencia extrema, división que fue aprovechada por Justiniano, quien dirigía la operación, para dominar buena parte de la Hispania de la época y ya hacia el año 552 d.C. se encontraban ocupados los territorios de Málaga y Baza, extendiéndose hasta Sevilla y Mérida.

1

Málaga a pesar de las revueltas y la oposición al dominio bizantino fue la primera ciudad plenamente conquistada convirtiéndose en la capital del nuevo imperio Spania, donde Justiniano ejerció su poder de emperador de manera ambiciosa y proyectó una Bizancio hegemónica como nuevo Imperio Romano, con periodo de duración de algo más de un siglo.

Mucho se habla sobre si fue Málaga o no la capital de la España bizantina, constituyendo una interrogante para muchos historiadores, pero de lo que si no cabe duda alguna, es que la ciudad fue el centro vital de esta provincia, debido a que era una de las principales plazas marítimas tanto comercial como militar, llevando a cabo obras de reparación de la infraestructura marítima. Siendo adoptada la región, por tanto, como base de operaciones para la expansión hacia otros territoritos, posteriormente realizada.

2

De la España bizantina hoy se cuenta con algunos restos arqueológicos, donde el más importante es la imagen grabada de un barco que los expertos han calificado como un “dromón bizantino”, una nave propulsada por velas y remos.

La Málaga bizantina, capital del Imperio de Justiniano en Occidente, terminó hacia el 615. La ocupación bizantina constituye uno de los sucesos más importantes de la región, coronada como potencia económica de la época, floreciendo a la sombra del Islam, y luego siguió disfrutando de un puesto distinguido, hasta nuestros días, dónde Málaga sigue siendo un importante puerto español.

3

Importancia del generador trifásico en la agricultura andaluza

El éxito en el sector de la agricultura no es casual. Además de la experiencia y el conocimiento de las particularidades, para que esta área garantice cosechas provechosas ha sido muy importante la figura del generador trifasico. Para su manejo lo que es muy importante es contar con la asesoría de especialistas si de pronto la vida nos pone frente a un terreno cultivable y no sabemos qué hacer con él.

Uno de los componentes fundamentales del conjunto de herramientas y condiciones que se requiere para que la agricultura prospere es la electricidad. Y para comprobar esto solo basta con formar parte de un foro sobre el tema.

Una de las problemáticas más comunes que se pueden producir con respecto a la electricidad en la agricultura es la ocurrencia de un apagón. Se trata de un problema que surge de pronto, sin previo aviso, y puede ser causado por disímiles razones, pero el resultado es nefasto porque interrumpe muchísimos procesos fundamentales de la agricultura.

La solución está en adquirir un generador eléctrico como salvaguarda. La agricultura andaluza tiene una amplia experiencia en el uso de estos equipos, la cual ha demostrado que en cuestiones de siempre es mejor precaver que lamentar.

¿Qué es un generador? Para decirlo en términos especializados, es una máquina que convierte la energía mecánica en energía eléctrica.

Los generadores tienen la base de funcionamiento en un campo magnético que, a través de varios procesos, genera una fuerza automotriz.

Dentro del mundo de los generadores hay una gran variedad y cualquiera podría confundirse, por ello hay que tener bien claro qué tipo de generador es el adecuado. Las diferencias entre unos y otros son considerables por lo que no tiene ningún sentido invertir en una maquinaria que no tenga utilidad en la agricultura.

El generador recomendado para usar en esta actividad es el que posee sistemas trifásicos, que tienen muchísimas ventajas con respecto a los monofásicos.

En primer lugar, los generadores de sistemas trifásicos tienen una producción de 1,5 veces más que los monofásicos. Los trifásicos son mucho más baratos con respecto a los otros. Estas máquinas requieren menos cobre o material conductor, por lo que son mucho más económicos.

A diferencia de los monofásicos, los generadores trifásicos producen una potencia instantánea constante, no que fluctúa y vibra, por lo que son mucho más eficientes.

Estas y muchas otras ventajas se suman al cúmulo de facilidades que le brinda a un agricultor poseer una maquinaria de este tipo.

Si bien se trata de equipos complejos, lo cierto es que pueden salvar toda una cosecha en un momento de crisis.

Guernica: masacre y arte

La historia del Guernica conocida también como Operación Rügen, constituye una de las masacres más rechazadas de la historia de la humanidad.

El 26 de abril de 1937, durante la Guerra Civil Española, Guernica, nombrada como capital cultural e histórica vasca fue víctima de la legión Cóndor Alemana y la Aviación Legionaria italiana, como saldo se calculan entre 120 y 300 los fallecidos en este bombardeo alfombra.

Como justificación de la agresión estuvo el objetivo de frenar la retirada de las fuerza del Frente Popular de la campaña de Vizcaya, pero el resultado fue solamente una masacre que quedó recogida en los anales de la historia como un hecho plenamente repudiable.

La connotación que tuvo en su momento se debió en gran medida a la enorme campaña propagandística que a su alrededor se gestó.

El bombardeo traspasó los años como un símbolo de los horrores de la guerra que magistralmente Pablo Picasso graficara en una de sus obras más famosas y reconocidas, cuya interpretación ha sustentado más de una polémica, pero su sentido y espíritu recoge el hecho aún repudiado.

Dibujado en óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 3,50 metros por 7,80 metros, la pintura en sí no figura o recrea la masacre de Guernica, sino de alguna manera los horrores de la guerra.

Sobre él se dice que no es un cuadro plenamente narrativo sino completamente de un profundo sentido simbólico, en el que solo se usó el negro y el blanco entre una gama de amplios grises que denotan la tristeza, y estado de afrenta de los pueblos tras la guerra.

Esta no es la única obra que sobre este suceso español se ha hecho, el escritor Blas Otero y Gabriela Mistral escribieron poemas alegóricos al hecho.

Pero sin dudas el cuadro de Picasso es la más relevante pieza al respecto. Según explican los curadores y especialistas el cuadro está estructurado a manera de tríptico en el que aparece indistintamente un caballo agonizante, una mujer gritando, un hogar incendiado, un hijo muerto en los brazos de su madre y en el centro el cuerpo del valiente guerrero tendido y muerto.

 

Ya van más de cinco siglos de la conquista y colonización de América

Al matrimonio de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón España le debe la posesión de varios países de América durante más de dos siglos.

Luego de buscar patrocinadores por toda Europa, el genovés Cristóbal Colón encontró en los reyes católicos el apoyo que necesitaba para aventurarse a encontrar otro camino hacia Las Indias.

Con esta ruta embarcó la tripulación en las carabelas La Pinta, La Niña y La Santa María y se lanzó a la mar.

Por aquel entonces el gran miedo de los marinos era llegar al extremo de La Tierra, pues aún se consideraba plana, aunque ya para entonces Colón creía en la forma esférica del planeta, pero pensaba que era de menor tamaño, por eso creyó que se encontraría con Las Indias y no con una tierra desconocida.

Luego de una travesía incómoda, Rodrigo de Triana vio que se acercaban a tierra firme. Aunque se ha desmentido posteriormente esta anécdota de que fue Triana el primero en ver la tierra, así lo recogió la historia y trascendió.

El “descubrimiento”sucedió el 12 de octubre de 1492. Luego, el 5 de diciembre de 1492, la expedición arribó a la actual isla Santo Domingo, que Colón bautizó entonces como La Española.

Esta fue la primera colonia española en el Nuevo Mundo. Ya una vez instalados allí el dominio español se extendió por todo el continente.

Las desavenencias por los territorios desatadas con Portugal trajeron consigo que las tierras se dividieran. De esta forma convinieron en que todas las tierras ubicadas trescientas leguas al oeste de Cabo Verde corresponderían a Castilla y que al este estarían a merced de Portugal.

Los más destacados conquistadores de este periodo fueron Hernán Cortes y Francisco Pizarro, ambos conocidos por su crueldad.

Los españoles no solo esclavizaron a la población nativa de este continente, sino que también impusieron su religión, lo cual fue mal acogido por los aborígenes, que no aceptaban la fe cristiana.

La conquista y colonización encontró resistencias en los habitantes de esas tierras, que se enfrentaron a los españoles a pesar de las desventajas en cuanto al armamento.

Fernando e Isabel: la pareja

Desde hace más de cinco siglos en España reina, y valga la redundancia, la monarquía.

 

De entonces a la fecha se han sucedido reinados más y menos conocidos, pero cada uno con sus particularidades.

Pero sin dudas la pareja que formaron Fernando II e Isabel I ha despertado el interés de biógrafos e historiadores que se han esforzado en recoger todos los detalles de las vidas de estos soberanos.

Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla estuvieron en el poder desde 1474 hasta 1516.

Ella, que pasó a la historia como Isabel I la Católica o Isabel I de Castilla, era muy joven, tenía menos de veinte años cuando su hermano, el entonces Rey, la reconoció como la futura reina.

Uno de los chismes históricos que trascendieron sobre su unión con el príncipe Fernando II de Aragón fue que esta boda se celebró en secreto, en el año 1469. Un año después el soberano, Isabel perdió su derecho a la corona por inconformidad del soberano actual.

La disputa que generó la elección de la nueva reina tras la muerte del rey, en 1474, dio paso guerra civil que trajo como consecuencia, dos años después, el instauración de Isabel en el trono.

Al reinado de este matrimonio se le debe el llamado descubrimiento de América, en 1492.

Se comenta en la historia que esta pareja, a pesar de su unión por conveniencia, logró desarrollar una empatía muy fuerte.

Mucho se ha hablado de las fervientes cartas que Fernando le enviara a Isabel, mientras que de ella se conoce que fue una esposa dominada por los celos.

No obstante entre este matrimonio no faltaron inconvenientes sobre todo por el poder, pues ella se imponía como la verdadera soberana, mientras que para él solo quedaba el rol de cónyuge. Pero lograron eventualmente resolver estos conflictos y preocuparse por asuntos de otra índole como las muertes sucesivas de su descendencia.

Estos esposos lograron superar sus diferencias y se dedicaron a la expansión del poder real, así como a darle un impulso a la economía, así como fortalecer el catolicismo.

Isabel la católica murió con poco más de 50 años, luego de una etapa de sufrimientos por cuestiones familiares.

Árabes en España: una parte de la historia

La invasión árabe en España data del año 711. Por esa fecha bandas que llegaban de Oriente y África del norte lograron acabar con el reinado del visigodo Don Rodrigo, que cayó en la batalla de Guadalete.

Desde ese momento los árabes se apropiaron de la Península Ibérica. Esta dominación, aunque algunos no sepan de su existencia, tuvo una duración de ocho siglos.

arte.h20

Los musulmanes se extendieron en poco tiempo y abarcaron todo el territorio, solo quedó fuera de su poder un pequeño territorio del norte. La conquista no les fue difícil, pues los territorios capitulaban casi sin resistencia.

El nombre islámico de España fue Al-Andalus, y durante todo ese tiempo se mezclaron las culturas, lo que aún se puede percibir. Durante los primeros momentos, es país se subordinó al califa de Damasco.

Al principio de este periodo, se tomó como capital el territorio de Sevilla. Pero duró poco tiempo hasta que se le otorgó esta condición a Córdoba.

Entre los propios musulmanes no había paz, al contrario, las distintas etnias entraban en pugnas frecuentemente.

Luego de un periodo de luchas internas se alzó Abd. Al-Rahman III como soberano y logró que el reino volviera a estabilizarse. Fue durante este periodo que la España musulmana renació.

A partir de este mandato se logró que el arte, la arquitectura, la ciencia, la medicina y la literatura. Por esos tiempos Córdoba se convirtió en una de las ciudades más llamativas de Occidente.

Pero nuevas divisiones fragmentaron el poder de los árabes y los cristianos aprovecharon para avanzar.

A partir de este momento comenzó el declive del poderío musulmán.

No obstante, su estancia prolongada en España marcó un punto de giro en el desarrollo del país. Uno de los mayores efectos de este periodo se sintió en la lengua, que fue impuesta.

Durante todo este tiempo las personas se vieron obligadas a comunicarse en este idioma y a ahí comenzaron las mezclas.

Se hablaba en dependencia del sitio y la compañía. Muchos espacios de resistencia se aferraron a su idioma. Pero la fusión fue inevitable y el idioma se apropió de muchos vocablos de procedencia árabe.

Aunque hayan pasado siglos desde entonces, el paso de los árabes por España marcó su impronta y aún hoy se siente.