Málaga. Capital de la España Bizantina.

La conquista bizantina de España data de los años 552 y 615 d.C. La región ibérica se encontraba dividida por aquellos que apoyaban la cultura romana, conocida como la clase alta hispanorromana, que compartían su cultura con los bizantinos y aquellos que no estaban de acuerdo con ello.

Cuando ocurre la ocupación bizantina no quedaron ausentes las revueltas y enfrentamientos de esas villas que se encontraban de acuerdo con la inclusión de la cultura bizantina en la región, con aquellos que se oponían a ceder ante una nueva cultura, algunos de ellos alcanzado un grado de violencia extrema, división que fue aprovechada por Justiniano, quien dirigía la operación, para dominar buena parte de la Hispania de la época y ya hacia el año 552 d.C. se encontraban ocupados los territorios de Málaga y Baza, extendiéndose hasta Sevilla y Mérida.

1

Málaga a pesar de las revueltas y la oposición al dominio bizantino fue la primera ciudad plenamente conquistada convirtiéndose en la capital del nuevo imperio Spania, donde Justiniano ejerció su poder de emperador de manera ambiciosa y proyectó una Bizancio hegemónica como nuevo Imperio Romano, con periodo de duración de algo más de un siglo.

Mucho se habla sobre si fue Málaga o no la capital de la España bizantina, constituyendo una interrogante para muchos historiadores, pero de lo que si no cabe duda alguna, es que la ciudad fue el centro vital de esta provincia, debido a que era una de las principales plazas marítimas tanto comercial como militar, llevando a cabo obras de reparación de la infraestructura marítima. Siendo adoptada la región, por tanto, como base de operaciones para la expansión hacia otros territoritos, posteriormente realizada.

2

De la España bizantina hoy se cuenta con algunos restos arqueológicos, donde el más importante es la imagen grabada de un barco que los expertos han calificado como un “dromón bizantino”, una nave propulsada por velas y remos.

La Málaga bizantina, capital del Imperio de Justiniano en Occidente, terminó hacia el 615. La ocupación bizantina constituye uno de los sucesos más importantes de la región, coronada como potencia económica de la época, floreciendo a la sombra del Islam, y luego siguió disfrutando de un puesto distinguido, hasta nuestros días, dónde Málaga sigue siendo un importante puerto español.

3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *