Guernica: masacre y arte

La historia del Guernica conocida también como Operación Rügen, constituye una de las masacres más rechazadas de la historia de la humanidad.

El 26 de abril de 1937, durante la Guerra Civil Española, Guernica, nombrada como capital cultural e histórica vasca fue víctima de la legión Cóndor Alemana y la Aviación Legionaria italiana, como saldo se calculan entre 120 y 300 los fallecidos en este bombardeo alfombra.

Como justificación de la agresión estuvo el objetivo de frenar la retirada de las fuerza del Frente Popular de la campaña de Vizcaya, pero el resultado fue solamente una masacre que quedó recogida en los anales de la historia como un hecho plenamente repudiable.

La connotación que tuvo en su momento se debió en gran medida a la enorme campaña propagandística que a su alrededor se gestó.

El bombardeo traspasó los años como un símbolo de los horrores de la guerra que magistralmente Pablo Picasso graficara en una de sus obras más famosas y reconocidas, cuya interpretación ha sustentado más de una polémica, pero su sentido y espíritu recoge el hecho aún repudiado.

Dibujado en óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 3,50 metros por 7,80 metros, la pintura en sí no figura o recrea la masacre de Guernica, sino de alguna manera los horrores de la guerra.

Sobre él se dice que no es un cuadro plenamente narrativo sino completamente de un profundo sentido simbólico, en el que solo se usó el negro y el blanco entre una gama de amplios grises que denotan la tristeza, y estado de afrenta de los pueblos tras la guerra.

Esta no es la única obra que sobre este suceso español se ha hecho, el escritor Blas Otero y Gabriela Mistral escribieron poemas alegóricos al hecho.

Pero sin dudas el cuadro de Picasso es la más relevante pieza al respecto. Según explican los curadores y especialistas el cuadro está estructurado a manera de tríptico en el que aparece indistintamente un caballo agonizante, una mujer gritando, un hogar incendiado, un hijo muerto en los brazos de su madre y en el centro el cuerpo del valiente guerrero tendido y muerto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *